EL RUIDO

 

En está página:

 

 

 

¿Quiénes deben preocuparse del ruido?

 

Todos, sin importar lo adulto o joven que sea. La exposición prolongada a los ruidos fuertes puede afectar su capacidad auditiva permanentemente. Ya sea el chillido de una sierra, la explosión repentina de un rifle para cazar, el rugido de la cortadora de césped, o la exposición a los sonidos fuertes pueden causar una condición conocida como pérdida de la audición causada por el ruido (NIHL, por sus siglas en inglés).

 

La NIHL es algo serio. Alrededor de 30 millones de personas corren el riesgo de sufrir este tipo de condición en el trabajo, en zonas de recreación y en el hogar. De hecho, es la segunda enfermedad más común relacionada con lesiones o males sufridos en el trabajo. Unos 22 millones de norteamericanos, entre los 20 y 69 años, sufren de daño auditivo permanente per estar expuestos a ruidos altos.

 

¿Qué es la campaña ¡ESCUCHE CON SABIDURÍA!?

 

El Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD) en conjunto con el Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) y otras organizaciones nacionales han creado la campaña de salud educativa ¡Escuche con Sabiduría! El propósito de esta campaña es difundir la siguiente información:

 

  • La salud de sus oídos es importante

  • La pérdida de la audición causada por el ruido se puede prevenir

  • ¡ESCUCHE CON SABIDURÍA! para toda su vida.

 

¿Cómo puedo prevenir la pérdida de la audición causada por el ruido?

 

Usted puede tomar medidas para prevenir la NIHL sin importar los tipos de trabajos o actividades que sean parte de su vida diaria.

 

  • Aprenda qué nivel de ruido es demasiado alto

  • Proteja sus oídos en lugares ruidosos

  • Comparta con los demás lo que sabe sobre la prevención de la NIHL

  • Si quiere recibir más información, comuníquese con miembros de la coalición ¡ESCUCHE CON SABIDURÍA!

 

¿Qué nivel de ruido se considero dañino?

 

Los sonidos de por lo menos 85 decibeles (dB) pueden dañar sus oídos. Un decibel es una unidad que mide la intensidad del sonido que el ser humano puede escuchar, usando una escala de 0 a 140 decibeles. Una conversación normal mide unos 60 decibeles. Los ruidos de las sierras, las perforadoras de percusión y los tractores miden más de 100 decibeles. Entonces, si trabaja en construcción estos ruidos dañinos pueden ser algo rutinario en su trabajo. Lo mismo sucede con personas que trabajan cerca de jardineros y compañías industriales todos los días. Los empleados en los aeropuertos y granjas también se encuentran expuestos regularmente a ruidos fuertes. Sin embargo, los ruidos fuertes pueden ser dañinos aunque no estemos expuestos a ellos todos los días. La exposición a un ruido fuerte como, por ejemplo, el sonido emitido al disparar una pistola a corta distancia puede dañar permanentemente sus oídos.

 

¿Cómo puedo proteger mis oídos en lugares ruidosos?

 

Para proteger sus oídos, use tapones u orejeras si está expuesto a niveles de ruidos que se consideran dañinos. Es importante proteger sus oídos cada vez que esté expuesto a ruidos fuertes.

 

¿Dónde puedo comprar aparatos para protegerme los oídos?

 

Usted puede conseguir varios tipos de orejeras y tapones en las farmacias, ferreterías, y tiendas de ropa y artículos de deporte.

 

¿Qué es lo que puedo decir a otras personas sobre la protección de los oídos?

 

Usted puede compartir con su familia, amigos y compañeros de escuela y trabajo lo que sabe sobre la pérdida de la audición causada por el ruido. Si tiene niños, explíqueles la necesidad de cuidar sus oídos. Llámeles la atención sobre aquellos sonidos que sean dañinos. Anímelos a que protejan sus oídos de los ruidos fuertes utilizando orejeras especiales. Si son demasiados jóvenes o pequeños para protegerse ellos mismos, ayúdelos. Haga una fotocopia de este folleto y compártalo con sus compañeros de trabajo y familiares.

 

¿Cómo puedo obtener mayor información?

 

 

© 2013 por Audioprot Dominicana.