Mareo y vértigo cervical.



SÍNTOMAS


El mareo es un síntoma muy incómodo e invalidante que dificulta a las personas sus actividades de la vida diaria en ocasiones más que el dolor.


Podríamos definirlo como una sensación inespecífica de alteración de la posición en el espacio y desequilibrio  originada por información  anormal desde la columna cervical.


No resulta de una alteración vestibular (del  oído), por la que no produce vértigo verdadero, que sería una sensación subjetiva de rotación de la persona o del entorno. Muchas veces los pacientes utilizan indistintamente el término “mareo” para definir distintas sensaciones o incluso utiliza otros términos como  vahídos, desmayos. Es importante que el fisioterapeuta, a través de la entrevista, sepa cribar y analizar todos estos términos coloquiales para averiguar con  qué síndrome se encuentra y tratarlo con precisión.


La capacidad de las personas para orientarse en el espacio depende de la información de la posición y orientación del cuerpo que viene de:

  • Los ojos.

  • Los propioceptores o receptores propioceptivos (receptores que hay repartidos por todo el cuerpo y que informan de la postura).

  • El oído interno.

Estas tres informaciones son integradas en el cerebro para dar una idea global de la posición del cuerpo. Al menos dos de estos tres receptores han de encontrarse en buen funcionamiento para que nos mantengamos en equilibrio. Además, se ha comprobado la existencia de conexiones entre los receptores de la columna cervical y los núcleos vestibulares, lo que justifica que la disfunción cervical produzca la sensación de mareo o desequilibrio.

DIAGNÓSTICO


El diagnóstico diferencial incluiría:

  • Mareo cervicogénico.

  • Vertigo posicional paroxistico benigno (VPPB).

  • Fístula perilinfática.

  • Conmoción o concusión laberíntica.

  • Vertigo relacionado con la migraña.

  • Disfunción vestibular central o periférica.

El diagnóstico se hace por exclusión, aunque hay algunos datos que nos pueden orientar hacia un origen u otro, como por ejemplo la relación temporal entre el dolor de cuello y el mareo, o la existencia de síntomas que indiquen patología del sistema nervioso central (vértigo constante, asimetría facial, cefalea severa), del oído interno (pérdida de audición, mareo permanente, vértigo pasajero) o una lesión cervical previa.


El mareo cervicogénico, es decir, el que está producido por una disfunción de la columna cervical,  va acompañado de dolor o bien en reposo, al movimiento o a la palpación. Se puede acompañar de limitación del movimiento, cefalea, inestabilidad.


CAUSAS


Las causas pueden ser desde contracturas musculares a artrosis cervical, hernias discales, whiplash/latigazos cervicales/esguince cervical o alteraciones de la postura como rectificación de la lordosis cervical, la existencia de una costilla supranumeraria, una disfunción occipucio-atlas-axis o angioespasmo (espasmo vascular)/oclusión de la arteria vertebral.


192 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo